Sólo en Dios pongo mi confianza

Ya en la Escritura nos menciona como en el tiempo actual el Señor no nos hablará más por figuras exteriores sino desde nuestro corazón, pues en el ha inscrito su Voluntad que es santa y perfecta, siempre que el hombre ande en unidad y cubierto en todo su corazón, ahora aquietar es del propio los sentidos, que la rectitud de la conciencia puede contenerlos y recoger en sí y alcanzar paz y serenidad. Que lo menos venga a obedecer a lo mejor y conserve su lugar propio,  En el hacimiento de gracias y bendiciones muy fervientes, frecuentes en todas las obras, pues que nada nos hemos dado a nosotros mismos todo es un don que por amor ha sido otorgado y al cual debe darse el fruto como respuesta espontánea, la guarda en el corazón de la cuenta de los bienes recibidos y el pronunciamiento en sincera y fiel memoria de todos y cada uno por la palabra agradecida.

¡Gracias a Dios! Gracias Padre Santo por tu amor, tus obras alegran mi corazón, tu brazo me sostiene junto a ti en la prueba, y tu voz los consuelos de tu Misericordia, toma mi vida, mi ser, mi todo, todo es tuyo pues tu me lo diste, a ti vuelvo agradecida, sálvame! Amén!

en ti confio 3